fue agregado exitosamente al carrito.

Carrito

Las etapas del proceso sucesorio (CPCCN y CPCCBA)

Por 06/01/2020 enero 7th, 2020 Sucesiones
4.7
(10)

El presente artículo se dedica a estudiar de forma somera las etapas del proceso sucesorio conforme a la clase de sucesión de que se trate. Asimismo, se mencionan los trámites de cada una de las etapas procedimentales para cumplir con los fines previstos por el ordenamiento de fondo.

Introducción

El proceso sucesorio entendido como la concatenación de actos procedimentales realizados ante el organismo judicial pertinente con la finalidad de obtener la declaración de herederos y continuadores, regular sus relaciones, los de la comunidad y terceros, como también liquidar la masa relicta de bienes y resolver los planteos que corresponden a los litigios contra el causante, posee su regulación específica dentro de las leyes procesales de cada jurisdicción, siendo que estas facultades de legislación no fueron delegadas en el Estado Federal sino que quedaron reservas a las provincias o cada jurisdicción.

Es por ello que el Estado Federal posee sus propias reglas procesales destinadas a regular dentro del derecho procesal civil y comercial los actos que constituyen el trámite de los derechos sucesorios regulados en el código de fondo.

Este artículo brevemente expresará las etapas del proceso sucesorio.

Definición de Proceso sucesorio

El proceso sucesorio puede ser definido como el conjunto de normas de carácter procedimental mediante las cuales cada jurisdicción establece los pasos y formalidades que deben cumplirse para hacer efectivo los derechos y obligaciones que surgen de las normas de fondo que dan lugar a la existencia de los denominados derechos sucesorios.

Estos pasos y formalidades constituyen el típico trámite que de acuerdo a la clase de sucesión que se trate (según la vocación hereditaria respectiva del o los peticionantes) deberá respetar aquellas normas procesales mínimas que se disponen en el código de fondo por el Estado Federal, ya que tales normas no sustituyen las facultades de las provincias sino que las complementan como normas de validez para el reconocimiento de ciertos derechos establecidos en la ley de fondo (plazo de publicación de edictos, prueba pericial para aprobar formalmente un testamento, etc.).

 

Etapas del proceso sucesorio. Medidas preliminares, previas, urgentes y/o cautelares o de protección

En todas las clases de procesos sucesorios y en ambos ordenamientos procesales (CPCCN y CPCCPBA) se admiten las medidas de carácter urgente (hoy también en la legislación de fondo) y todas las medidas preliminares (incluidas las cautelares) que resulten necesarias para la protección de los derechos o bienes del caudal relicto.

Cabe aclarar que las medidas de protección tienen sutiles diferencias con las medidas cautelares, con las urgentes, las autosatisfactivas y demás medidas precautorias, pero que entre ellas no son lo mismo. Remito a mi obra destinada al análisis de las medidas cautelares en el proceso sucesorio.

Lo cierto es que cualquiera sea la clase de proceso sucesorio, la admisión de estas medidas está permitido, ya sea para proteger derechos de la masa o bien de los propios copartícipes.

Estas medidas pueden ser peticionadas por el interesado tanto antes de promoverse formalmente el proceso sucesorio respectivo, como en forma conjunta o bien paralelamente durante el trámite del proceso sucesorio o bien después de concluido el proceso sucesorio, toda vez que el fuero de atracción se mantiene y resurge una vez que se requiere por petición judicial.

Si bien estas medidas no son estrictamente una etapa del proceso sucesorio constituyen expedientes por separado o incidentales que pueden tener efectos sobre las etapas o tramitación del expediente principal, que es el proceso sucesorio en sí mismo.

 

Sucesión ab Intestato

Los procesos sucesorios de carácter ab intestato poseen tres etapas que pueden definirse para su correcta tramitación tanto en el ordenamiento procesal de la Provincia de Buenos Aires como en el ordenamiento procesal de la Nación.

Dichas etapas están constituidas por:

1) los trámites previos al dictado de la declaratoria de herederos;

2) una segunda etapa que abarca el dictado de la declaratoria de herederos y hasta la declaración de bienes;

3) una última etapa destinada a la partición de los bienes de la masa indivisa.

Cabe aclarar que todas estas etapas, a su vez, poseen otras etapas internas que forman el trámite en su totalidad.

En la primera etapa, además de los trámites dispuestos por los ordenamientos procesales (oficios a librarse) existe la posibilidad de peticionar la designación de administrador provisional, medidas urgentes, cautelares y toda otra precautoria, ello sin perjuicio de plantearse en otra etapa.

A su vez, en la segunda etapa (que está constituida por la declaración de bienes, el pago de los tributos que corresponden, el inventario y el avalúo de los mismos) también se encuentra la posibilidad de realizar la petición de medidas precautorias y la división de los bienes mediante declaración jurada y partición provisional de los bienes.

Finalmente, la tercera etapa, que está constituida por la partición, a su vez está conformada por los trámites destinados a la distribución de los bienes entre los herederos previo pago de las deudas, cargas y legados si los hubiere (se suma en esta etapa la figura de la licitación de bienes, la división en especie y otras formas de partición).

 

Sucesiones testamentarias

En el caso de las sucesiones testamentarias, la primera etapa resulta coincidente con la de los trámites previos al dictado de la declaratoria de herederos en las sucesiones ab intestato, pero adicionándole los trámites necesarios para la aprobación formal del testamento (prueba caligráfica y testigos en aquellas jurisdicciones que aún se admiten en forma conjunta con la prueba caligráfica).

La segunda etapa es idéntica a la prevista para las declaratorias de herederos, pero con la diferencia de que aquí se dicta un auto donde se aprueba formalmente el testamento (no en relación a su contenido sino en cuanto a sus formalidades para ser considerado tal).

La tercera etapa es la partición de los bienes, que es idéntica a la prevista para las sucesiones ab intestato o intestadas.

 

Sucesiones vacantes

En el caso de las sucesiones vacantes se cumple el mismo régimen que en las restantes pero su promoción nace, siendo su primera etapa, por la denuncia que se efectúa ante el órgano estatal pertinente o bien por inicio promocionado por el representante del estado correspondiente.

Luego se efectúa el libramiento de los pertinentes oficios y edictos, formando esta parte los trámites previos al dictado del auto de vacancia, debiendo conjuntamente designarse un curador a los bienes relictos.

La segunda etapa está constituida por la declaración del auto de vacancia y la entrega de la posesión de los bienes relictos al estado correspondiente con un curador definitivo hasta la realización de los actos de declaración de bienes, pago de las deudas, cumplimiento de legados si los hubiere y venta de los bienes remanentes para ingresar tales recursos a las arcas del estado respectivo, constituyendo la tercer y última etapa estos últimos trámites.

 

Artículos relacionados

Declaratoria de herederos y aprobación del testamento

Los 5 errores más comunes en materia sucesoria

Exclusión de la vocación hereditaria del cónyuge supérstite por cese de vida en común o pedido de divorcio anterior al fallecimiento del otro cónyuge

Legitimación para promover sucesión de causante a nombre del heredero al cual se sucede. Colaterales y descendientes. Derecho de opción.

Formas jurídicas para testamentos

Aceptación de la herencia deferida

Responsabilidad de los herederos y legatarios por deudas y cargas de la comunidad indivisa hereditaria

Régimen de mejoras a copartícipes de la comunidad indivisa hereditaria en el Código Civil y Comercial

¿Quién puede ser administrador de una sucesión?

¿Cómo administrar una sucesión antes de promover proceso sucesorio?

¿Quién representa a la sucesión en los juicios o proceso judiciales?

Uso exclusivo de bien de la masa indivisa por copartícipe

 

Bibliografía recomendada

Declaratoria de herederos y aprobación del testamento 1

Declaratoria de herederos y aprobación del testamento 2Declaratoria de herederos y aprobación del testamento 3

 

 

 

 

¿Te gustó este artículo?

¡Hacé clic para calificarlo!

Valoración promedio 4.7 / 5. Cantidad de votos 10

Como encontraste valioso este artículo...

Seguinos en las redes sociales!

Autor Dr. Jorge Germano

Más entradas por Dr. Jorge Germano

Dejá tu comentario