fue agregado exitosamente al carrito.

Los riesgos de elegir mal un contrato. Caso de los convenios de desocupación

Con el nacimiento del nuevo Código Civil y Comercial y la derogación de otras normas legales civiles y comerciales, se suprimieron algunos instrumentos de uso común. Uno de ellos es el trámite que permitía la homologación de los convenios de desocupación, instrumento que evitaba el tedioso trámite del desalojo, resolviendo rápidamente el problema de la ocupación indebida de un inmueble locado o dado en comodato.

 

LOS CONVENIOS DE DESOCUPACION YA NO SON HOMOLOGABLES

Con la entrada en vigencia del nuevo Código este práctico instrumento desapareció, dado que se derogó la Ley 21342 (con excepción del art. 6) que contenía en su art. 47 el tan difundido trámite, que estaba extendido también en el mundo inmobiliario; y ninguna norma del Código prevé un trámite similar.

 

ENTERARSE CUANDO ES TARDE

El convenio de desocupación, desde su nacimiento, tomó vida propia y pocos recuerdan que nació de la ley 21342 –que dicho sea de paso es una vieja normativa cuyo objeto fue normalizar las locaciones urbanas allá por la década del 70-, por lo que su derogación podía no asociarse puntualmente con la muerte de ese trámite. El problema es enterarse cuando es tarde y el trámite es rechazado in limine por el juez de primera instancia y confirmada la resolución por la Cámara de Apelaciones.

 

UN FALLO A TENER EN CUENTA SOBRE CONVENIOS DE DESOCUPACIÓN

En un fallo de la Sala A de la Cámara Nacional en lo Civil, y con relación a un trámite de homologación de acuerdo de desocupación celebrado con posterioridad a la derogación de la ley 21342, se explicó que la vía procesal prevista en la mencionada norma dejó de existir y la pretensión homologatoria de un convenio de desocupación no se encuentra comprendida dentro de ninguna otra normativa que la habilite, razón por la cual, el trámite resulta imposible.

 

UN DISGUSTO EVITABLE

¿Cómo le explicamos a un cliente que le recomendamos otorgar un acto jurídico inútil –cuanto menos para los fines que fue creado, homologación y lanzamiento- y nos encontremos que luego de hacer la demanda, pagar la tasa, completar el formulario de inicio, comprar el bono, hacer la fila y esperar el primer despacho, el trámite es rechazado in limine?

¡Qué bueno hubiera sido haber sabido que el trámite de homologación de convenio ya no existe, antes de expresarle sus extintas bondades al cliente!

¿Sabés qué otros conocimientos ya dejaron de ser herramientas para el ejercicio de tu profesión? ¿Sabés cuanto nuevo hay en materia de contratos?

 


 

Leé otros artículos de la Dra. Schvartz acá: https://garciaalonso.com.ar/author/dra_liliana_schvartz/

Leé otros artículos de Contratos acá: https://garciaalonso.com.ar/cb/contratos/

 

Libros de la Dra. Schvartz

  • 30
    Termina en 1537758000
  • 35
    Termina en 1537758000

 

Sobre la Dra. Schvartz

La Dra. Liliana Schvartz es abogada (UBA, 1979). Fue docente invitada en la materia “Tendencias actuales en el Derecho del Consumidor” (UBA, 2003 a 2007). Es autora de libros jurídicos. Ha obtenido los premios Accesit Concurso “Manual de Educación Legal Popular – Derechos del Consumidor-, organizado por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal; 2001 y Accesit “Concurso CPACF año 2001 Especialidad Derecho Procesal” con el trabajo “Amparo, Recurso Extraordinario, Habeas Corpus, Hábeas Data”, 2001. Lleva más de 30 años ejerciendo la profesión de manera independiente.

Liliana Schvartz

Autor Liliana Schvartz

Más entradas por Liliana Schvartz

Dejá tu comentario

  • ¡PROMO PRIMAVERA! Descuentos de hasta el 35% y 6 cuotas sin interés Descartar